Tarata, 22 años.

Cada vez que voy a este sitio recuerdo la mañana de 1992 que me tocó ir a hacer fotos allí (carnet de prensa en mano), al día siguiente del atentado con coche-bomba en la calle Tarata. Tenía que hacer fotos de lo que había quedado: el lugar parecía una zona de guerra en medio de la ciudad.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: